Michael Lonsdale: “Buñuel era un hombre muy extraño”

El fantasma de la libertad y otros recuerdos

michel-lonsdale-3-fantasmaA Luis Buñuel le divertían la preocupación y seriedad con que algunos actores se tomaban su papel. Llegó a decir que lo que ocurría “es que cuando un actor es muy inteligente piensa con exceso, y se preocupa demasiado” (1).

Michael Lonsdale nos relata en un momento de la entrevista cómo él se quedó un poco perplejo y confundido con la actitud de Don Luis. Sin embargo, una de las claves con respecto a su manera de trabajar con actores nos la confiesa el propio Buñuel en Mi último suspiro: “No tengo ninguna técnica especial para trabajar con actores. Todo depende de su calidad, de lo que me ofrecen o de los esfuerzos que debo desplegar para dirigirlos cuando están mal elegidos. De todos modos una dirección de actores obedece siempre a una visión personal del director, que éste siente, pero que no siempre puede explicar” (2).

Michael Lonsdale es un actor serio en su trabajo y al mismo tiempo atípico. Detrás de su voz baja, afable, de sus maneras sencillas y de su porte bohemio, se esconde una gran sensibilidad y vitalidad. Lonsdale, a quien durante muchos años se le relacionara con los personajes más malignos y duros de la pantalla, como el oscuro Mr. Drax en uno de los filmes de James Bond,  nos relata algunos sus recuerdos sobre Luis Buñuel, sobre su propia pasión por el cine y teatro y sobre aquellos realizadores que le fueron inolvidables.

La interpretación despierta las más variadas facetas del niño que “duerme” en cada adulto, asegura Lonsdale. Repasando su larga filmografía vemos que ha trabajado y sigue trabajando con los mejores realizadores de los últimos años, combinando el cine de autor con grandes producciones estadounidenses. En su currículo destaca su trabajo con Marguerite Duras, realizadora que le impresionaría de manera muy profunda, con Luis Buñuel, Orson Welles, Fred Zinnemann, François Truffaut o Marcel Carné, entre otros.

Esperamos que disfrutéis de esta primera parte de la conversación que tuvimos con Lonsdale como nosotros disfrutamos haciéndola.

Señor Lonsdale, ¿todavía conserva su pasión por el cine después de tantos años y de tantas películas a sus espaldas?

Si, incluso más todavía porque ha sido un camino largo y arduo para mí convertirme en alguien en mi trabajo, pues yo era muy tímido. No me gustaba nada expresar cosas. Tenía una profesora maravillosa, Tania Balachova, era una mujer rusa que me obligaba a sacar mi violencia en el escenario. Yo solía trabajar en el escenario con cosas muy divertidas. Tania, mi profesora, me decía: “quiero verte como una persona muy desagradable, ruda y muy violenta”. Yo lo intentaba pero era imposible, pues odiaba todo lo que tenía que ver con la violencia. Cuando en algún momento tenía que luchar, siempre lo dejaba pasar. Odiaba eso. Lo intenté continuamente en el escenario y vi que nada salía de esto y al final mi profesora me dijo: “si me puedes enseñar que puedes ser violento, te podré mantener en mi escuela”.

¿Cómo lo solucionó?

Pues tuve que arriesgarme. Así que un día empecé la escena de nuevo y me dije: “si fallo aquí se habrá acabado todo y no podré ser actor”. En el escenario había una silla vacía, así que la tomé y comencé la escena golpeando la silla contra el suelo. Balachova me dijo: “¿Lo ves?, ¿ves como puedes ser violento?”. Eso sí, tuve que reparar la silla porque la rompí del todo. Después de aquello estuve mal durante horas y me dije: “si esto va a ser así, nunca podre ser un actor”.

A la siguiente vez que fui a la escuela, Balachova me dijo: “no hago esto para enojarte, sólo quiero que seas capaz de interpretar y hacer desde el más hermoso hasta el más horrible de los personajes”. Ella tenía razón y la  única manera que tenía para enseñarme esto fue obligándome, de otra manera yo nunca lo hubiera conseguido.

Usted pintaba también, ¿tuvo que abandonar sus estudios de pintura para dedicarse a la interpretación?

Empecé a pintar mucho antes de llegar a París (3). La gente me decía: “Tienes que elegir entre ser  pintor o ser actor”. Y yo decía: “pero, ¿por qué?”

¿Lo lamentó alguna vez?

No, porque todavía continuo pintando y eso es fácil de conseguir.  Yo pienso que Strindberg, el gran escritor, solía pintar y que lo hacía muy bien. Nadie sabe mucho acerca de ello, pero decía que pintar era tan importante para él como escribir. A mí me gusta pintar porque me gustan los materiales, su plasticidad, también la paleta de pintor. Una pequeña cosa en tu paleta se puede convertir en algo que llegue al espíritu.

michel-lonsdale-5-fantasma

Usted trabajó con Luis Buñuel en varias películas. Cuéntenos algo de sus experiencias con él.

Tienes que leer su libro Mi último suspiro. De pequeño Buñuel estaba absolutamente traumatizado con la religión, por lo que vio. Es decir: por las ceremonias religiosas, también de penitencia, los cristos, las cruces. Todas estas cosas le aterrorizaban de pequeño. Él odiaba todo lo referente a la religión pero podías darte cuenta que seguía hablando de esto en todas sus películas. Lo hacía  a su propia manera, por su puesto, pero lo seguía haciendo. Creo que lo necesitaba. En ElÁngel exterminador, esa maravillosa película, también lo puedes ver. Al final de la película todo el mundo está encerrado en una iglesia y cuando la puerta se abre al final del todo, sólo se ven ovejas saliendo (4).

¿Cómo era en el rodaje con Luis Buñuel?  

Buñuel era un hombre que no hablaba mucho. Era un hombre extraño. Una vez durante el rodaje tenía una copa con bebida y él era uno de esos directores que con la cámara sabía exactamente lo que quería. Yo tenía que tomar una copa y cuando empezaba a tomarla para beberla, Buñuel me decía constantemente: “¡No, así no, Monsieur Lonsdale, más alto!”. De modo que al final le pregunté “Pero, ¿por qué don Luis?”. Cuando Buñuel no quería responder se hacía el muerto. Así que le dije al asistente si le podía preguntar a don Luis el motivo por el cual yo tenía que tomar el vaso de esta manera. El asistente regresó y me dijo que era simplemente porque a Buñuel le hacía muchísima gracia.

¿Se considera usted amigo de Buñuel?

Una vez estaba yo tomando un café en el bar y Buñuel llegó y me dijo: “Monsieur Lonsdale, ¿es usted feliz?”. Buñuel nunca me llamaba Michael. Le contesté: “Sí, don Luis, soy muy feliz por poder trabajar con usted”. Buñuel siguió: “Perome estoy volviendo viejo y veo que todos mis amigos han muerto, estoy muy solo”. Así que añadí: “Mire don Luis, yo conozco a un gran amigo suyo”. Se trataba de un poeta español que se exilió en Francia para huir de Franco. No recuerdo ahora su nombre pero de cualquier manera fue un gran filósofo que Buñuel conoció cuando era joven en España. Cuando mencioné a este amigo, Buñuel cambió totalmente y me dijo: “¿Pero usted le conoció?”. “Sí, por supuesto”, le dije. Las cosas cambiaron a partir de ese momento: “Entonces, ¿es usted un amigo?”, me preguntó, y le dije que sí.  A partir de eses momento Buñuel se volvió muy amable y simpático conmigo, pues yo había tenido amistad con alguien a quien él quería mucho (5).

¿Lo considera un director importante?

Buñuel es verdaderamente un genio porque ha estado haciendo películas maravillosas durante más de 60 años. Muchos directores que han hecho trabajos fantásticos, como René Clément, pasados los cincuenta o sesenta años no llegan a realizar nada nuevo, incluso Marcel Carné que hizo la maravillosa Les enfants du paradis después ya no volvió a trabajar con el poeta Prévert y poco a poco se fue yendo para abajo, incluso hasta llegar a realizar el más ridículo film que te puedas imaginar. Yo hice una película muy mala con él.

Usted todavía sigue haciendo teatro, ¿prefiere el cine al teatro?

Me gustan los dos, en el teatro tienes que hablar alto y tienes tiempo, ya que puedes interpretar una o dos horas sin tener que parar y en cine siempre hay cortes continuos y es como un puzle, además no eres el dueño de lo que haces, pues se puede añadir música y cambiar la escena en el montaje, son maneras diferentes de interpretar. A mí no me gusta interpretar algo que ya he hecho antes. Cada vez trato de hacer algo de planteamiento diferente.

michel-lonsdale-4-fantasma

Los años cincuenta en París debieron ser increíbles en los escenarios y en el mundo artístico en general, ¿cómo lo recuerda?

París estaba  llena de escuelas de arte dramático. Tuve mucha suerte porque la compañía de Raymond Rouleau me contrató y él era un hombre muy importante dentro del mundo del teatro en Francia. Ahí tuve mi primer papel profesional en la obra The country girl y la mujer que lo adaptó del inglés estaba trabajando con un realizador francés que estaba buscando gente joven para su película, así entré en el mundo del cine.

¿Cómo era la atmósfera trabajando en aquellos años?

Me encantaba ir por la margen izquierda de la ciudad porque por la parte derecha estaba el Boulevard y los teatros grandes y burgueses. Empecé a trabajar con Beckett, Ionesco, Duras y este tipo de autores en la margen izquierda de París. Lo más feliz es hacer algo que nunca antes se había hecho y esto me pasó con Samuel Beckett cuando estábamos haciendo una comedia. Nunca nadie había actuado antes así. Me ocurrió lo mismo con Ionesco y con Marguerite Duras. Es lo que más me gusta hacer, algo que salga de hoy, de lo actual y no solo el repertorio clásico.

¿Qué autores o realizadores le han dejado una huella más profunda?

Estoy muy orgulloso de haber conocido y trabajado con alguien como Samuel Beckett. Un hombre extraordinario, irlandés y un gran caballero. Cuando yo pienso en Becket, pienso que su obra completa habla sobre los sin techo, sobre la gente enferma, sobre la gente que sufre o gente que nadie quiere. Él dedicó y orientó su trabajo a esta clase de gente que nadie quería.  Becket era extraordinario y un hombre de gran compasión.

Escribe Laura Bondía

Anuncios

~ por elmiradornews en 24 enero, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: