Berlinale, 65 Festival Internacional de Berlín (2): España en la inauguración

Isabel Coixet, Guy Maddin y E. A. Dupont

nadie-quiere-nocheComenzó una nueva edición del Festival Internacional de Berlín y lo hizo con la presentación del jurado internacional que este año está presidido por el realizador norteamericano Darren Aronofsky, conocido por películas como Requiem por un sueño o por la oscarizada Cisne negro. Los miembros del jurado provienen de muy variados ámbitos: el actor Daniel Brühl, el guionista y realizador de Corea del Sur Bong Joon-ho, la productora Martha De Laurentiis, la realizadora Claudia Llosa, Audrey Tautou, una de las actrices francesas más internacional del momento y el productor ejecutivo estadounidense Matthew Weiner.

Un momento importante para el cine español fue la apertura del festival con la película de Isabel Coixet Nadie quiere la noche protagonizada por Juliette Binoche, Gabriel Byrne y Rinko Kikuchi y rodada en los paisajes de  Noruega, Bulgaria y España. Coixet se atreve aquí con el cine de gran formato y participando nada menos que en la película de apertura del festival que mejor le ha visto crecer como realizadora.

Nadie quiere la noche esta ambientada en los años 1908-1909 y narra la historia de Josephine Peary (Juliette Binoche), mujer intrépida proveniente de la alta sociedad americana que intentará reunirse con su marido, el explorador Robert Peary, para compartir con él el momento de la conquista del Polo Norte. Este film es una narración épica del  sufrimiento y de la lucha en contra de los elementos por la supervivencia.

Todo en esta película está cuidadosamente elaborado. Desde el primer momento se deja notar el dominio de Coixet sobre el cine clásico americano. Hay momentos que recuerdan a películas como Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972), Los dientes del diablo (1960) o La trampa (1966). La propia Coixet comentaba durante la rueda de prensa que se dejó inspirar por la película Nanuk, el esquimal (1922) para que los actores pudieran sentir un poco la dureza de las condiciones de la vida del esquimal y ver como se mueven o como se desenvuelven en su medio.

La gran diferencia con respecto a este tipo de género cinematográfico es que Coixet introduce como centro de la narración a dos mujeres, algo que rara vez se ha visto. De hecho, para Binoche lo más importante de su proceso de aprendizaje con respecto a su personaje fue sentir que “a pesar de que las personas crean poseerlo todo o incluso crean poseer a otras personas esto no es así. Lo que aprendí a través de mi personaje fue a convertirme en una persona más humana”.

La película no ha obtenido las buenas críticas que se esperaban para ser el film escogido en la apertura del certamen. Incluso se han podido sentir reacciones muy negativas. The Hollywood Reporter calificaba a esta película de “inconsistente”.

Me pregunto si realmente estas reacciones tan negativas no provienen en realidad del hecho de que a muchos espectadores se les haga extraño ver a dos personajes femeninos en papeles que normalmente se delegarían a personajes masculinos y que se asocie ya de manera asimilada o normalizada cierta “masculinidad” a este tipo de historias épicas, haciendo sentir artificial la historia de Coixet. Lo que sí creo, sin embargo, es que Juliette Binoche desborda la pantalla con su presencia y a su personaje por momentos también.

the-forbidden-room

Con mucha curiosidad acudimos a ver la película de apertura de la sección de Forum. Se trataba de The Forbidden Room del peculiar realizador Guy Maddin. Una película de mucha fantasía construida a modo de hipertexto con historias que se conectan por la más extraña de las relaciones y personajes.

Maddin construye una amalgama de historias usando la estética del cine mudo y del cine de serie B americano. Las escenas incluyen también imágenes saturadas de color y ampliadas hasta el punto de poder percibir su textura de grano. The Forbidden Room es una película que reúne las mas extrañas y bizarras conexiones de narración, quizás por ello y por su estética resulte tan atractiva de ver.

Dentro de la sección Berlinale classics pudimos acudir al estreno mundial de la restauración digital de Varieté (E. A. Dupont, 1925) realizada por la fundación F. W. Murnau en Wiesbaden, la misma fundación que realizó la restauración de El gabinete del doctor Caligari el año pasado.

En esta edición de Berlinale Classics no se le ha dado tanto eco a esta joya del cine mudo alemán como a la que se le dio a Caligari. Sin embargo, este film es de una equiparable modernidad. La utilización de elementos como la llamada cámara desencadenada apoyando esa impresión de vértigo y celeridad durante los números de acrobacias y malabares, las imágenes superpuestas y los encadenados muestran a una palpitante Berlín en su época más dorada. La restauración digital de Varieté incorpora una banda sonora moderna a cargo de The tiger Lillies.

Escribe Laura Bondía (publicado en Encadenados, La revista de cine)

variete

Anuncios

~ por elmiradornews en 24 enero, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: