¿Qué nos queda?

Un inolvidable fin de semana en el campo

que-nos-queda-1Con dos años de retraso llega ¿Qué nos queda? (Was bleibt, 2012) a las pantallas españolas. Se trata del último trabajo del realizador alemán Hans-Christian Schmid, no muy conocido quizás en España y que obtuviera en 2006 por Requiem el premio a la mejor película en el Deutsche Filmpreis (Premio Cinematográfico Alemán), una especie de equivalente a los Goya españoles. A ésta le seguiría la película Am Ende kommen Touristen en 2007, seleccionada en el apartado de Un Certain Regard en la edición del Festival de Cannes del 2007.
¿Qué nos queda? es una película de carácter intimista y familiar que fue seleccionada hace dos años para competir por el Oso de Oro de la Berlinale. Fue el año de la victoria de los hermanos Taviani y de Barbara, la única contribución alemana que fue galardonada durante el festival.
En ¿Qué nos queda? Hans-Christian Schmid incorpora todos los requisitos del llamado “drama familiar” y “profundo” arriesgándose a elaborar una obra que podría permanecer más en la superficie y en el tópico que otra cosa.
Schmid toma elementos que ya hemos visto en otros dramas intimistas desde el punto de vista narrativo: una familia disfuncional, el campo, un fin de semana, una reunión familiar un tanto inconveniente y convocada por la madre, la enfermedad, el desate de tensiones y un desgarre interno que nunca se llegó a exteriorizar hasta ese fin de semana.
La elección de los actores también conlleva un cierto riesgo, pues a excepción de Corinna Harfouch (El perfume, El hundimiento) no hay caras famosas. Tampoco son actores que cautiven a la cámara con su atractivo o “sensibilidad”, otro riesgo que suma Schmid al no construir una identificación más “clásica” del espectador con los personajes. Sin embargo, no lo necesitarán, pues retratarán personajes muy creíbles y recrearán muy acertadamente la atmósfera del drama que tendrá lugar en un único fin de semana.
En el centro del drama se encuentra Marko (Lars Eidinger), un joven de unos treinta años que vive en la gran ciudad de Berlín. Al comienzo de la película queda claro que Marco sobrelleva una relación de pareja que si no se ha quebrado ya, está a punto de hacerlo. Por deseo de su madre Gitte (Corinna Harfouch) acude con su hijo pequeño a lo que parecía ser en un principio un fin de semana tranquilo y recogido con el resto de la familia.
Las cosas se desbaratan cuando Gitte, después de muchos años de padecer una larga y dura enfermedad (una severa depresión), decide dejar la medicación después de notar mejoría gracias a tratamientos alternativos. Gitte pide no sólo el apoyo familiar de sus hijos y marido, sino que además también le traten como a una persona sana, autónoma y con plena validez dentro del nudo familiar. Esto último, aunque nos pueda parecer obvio como espectadores, no lo es tanto si se tiene la experiencia de tener a algún miembro enfermo en la familia. Marko será el único que apoye a su madre en su decisión y con ello abrirá más aun las fisuras familiares.
¿Qué nos queda? es un drama que consigue enganchar poco a poco a través de sus precisos diálogos, sobria dramaturgia e interpretación. Asimismo recrea de manera muy verosímil una atmósfera asentada en un conflicto latente durante años.

que-nos-queda-3

Revisando mis notas sobre la rueda de prensa durante el estreno mundial de ¿Qué nos queda? de hace dos años, recuerdo a Hans-Christian Schmid hablar precisamente sobre su deseo de realizar una película que sucediera en pocos días y que estuviera basada en la tensión interna, así como en el carácter de los personajes. Todo ello muy concentrado a la manera del llamado kammerspielfilm (cine de cámara o cine basado en la adaptación del teatro de cámara alemán).

Personalmente encuentro también en esta película algunos rasgos pertenecientes a una tradición narrativa alemana. En concreto la representación del bosque como lugar ambivalente. Por una parte, lleno de secretos y en donde reina la oscuridad y el temor. Por otra parte, un lugar que resguarda y también acerca a la naturaleza. Este último aspecto será importante para entender al personaje de Gitte.

Hans-Christian Schmid añadía durante la rueda de prensa que para realizar esta película se basó en sus propias experiencias familiares y personales. “Dentro de mi círculo de amistades es común encontrar a personas como Marko. Es decir, personas que se han trasladado a una gran ciudad y que perdieron el contacto con su hogar paterno. Uno de los puntos de partida para nuestra historia fue el sentimiento que todos nosotros conocemos al volver a casa uno o dos fines de semana al año y tener que enfrontarnos a esa expectativa de querer explicar y mostrar cómo te encuentras realmente, algo tremendamente arduo, también el hecho de la poca armonía que puede derivarse de este tipo de encuentros”.

Bernd Lange, autor del guión añadió que en esta película quiso transmitir la idea del cambio sufrido entre generaciones. Quiso mostrar como la generación alemana actual de entre treinta y cuarenta años se comporta de manera muy diferente a generaciones anteriores. Mientras anteriormente predominaba el estallido de emociones, el cuestionamiento a los padres y la revuelta paterna (también por el peso de la historia alemana), hoy este tipo de generación no llega a manejar el conflicto y si lo hace es de manera silenciosa y acallada.

Espero que el doblaje español mantenga la manera en que madre e hijo se acercan y se dirigen la palabra. Marko llama “mamá” a su madre sólo en un momento fundamental de la historia: en un momento no sólo trágico, sino donde se retrate a un hijo que añora la confianza y la cercanía de una madre que nunca tuvo en realidad. “Ningún tipo de fuerza proviene de estos personajes (…) ellos son increíblemente débiles”, resumía con gran acierto Corinna Harfouch.

Escribe Laura Bondía

publicado en Encadenados, la revista de cine

Anuncios

~ por elmiradornews en 8 junio, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: