The master (4)

Buscando al maestro 

THE_MASTER_CARTEL_AF.inddThe master es la última película escrita y dirigida por Paul Thomas Anderson, director que ha realizado trabajos tan admirables como Magnolia, Boogie Nights y la fantástica Pozos de ambición. En realidad, ver su último trabajo ya garantiza más que un buen nivel de interés y de calidad.

Thomas Anderson es un realizador que deja huella en el espectador, aunque muchas veces sin saber cómo integrarla. En The master resulta ser una huella que impacta, o más bien golpea. Es una de esas películas que después de verla no sabes bien qué decir, pero cuando la dejas reposar van surgiendo las más interesantes de las reflexiones.

Thomas Anderson suele mostrar en cada uno de sus trabajos fragmentos de una América que se reinventa constantemente, disonante y profunda, pero también caótica y cruel. Anderson no es un director que se prodigue mucho por los medios, por eso he de reconocer que no dejé de sorprenderme en la premiere mundial de The master durante el pasado festival de Venecia por ver lo increíblemente solicitado que estaba  por los periodistas.

Como Thomas Anderson se sale del molde de Hollywood, me desconcertó el ver la cantidad de medios solicitando entrevistarle, la lista se alargaba tanto que mis oportunidades por hacer lo propio se desvanecieron. Luego entendí el motivo de ese gran interés: se decía que éste había realizado una película basada en L. Ron Hubbard, el líder de la llamada Iglesia de la Cienciología.

Además, Paul Thomas Anderson y Tom Cruise son (o eran) buenos amigos desde que rodaron juntos Magnolia. Algunos medios aseguraban que esa amistad se había resquebrajado a causa de la película. Cruise es uno de los actores-cienciólogos con más peso en Hollywood y al parecer, a pesar de que Anderson tuvo la consideración de mostrarle la película antes de que el resto del mundo la viera, a Cruise parece que no le gustó y no se tomó demasiado bien la cosa.

Todo esto son rumores sin contrastar pero no ayudó mucho la respuesta de Anderson cuando le preguntaban con respecto a Cruise en Venecia:  “Somos todavía amigos, le he enseñado la película y el resto permanece entre nosotros“.  Lo insidioso y cansino del asunto es que esto se volvió a repetir en el festival de Toronto y desde entonces rara es aquella entrevista que Thomas Anderson concede en el que no se le pregunte por lo mismo.

Sin embargo, detrás de toda esta constelación mediática que poco tiene que ver con el arte del cine permanece una gran película.

The master es un drama que ahonda en diversos aspectos de la psicología o dinámica de grupo sectaria, sobre todo en el contexto de la posguerra, y narra el encuentro entre Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman), el guía carismático de un grupo sectario —o de una nueva religión como se consideran a sí mismos—, y Freddie (Joaquin Phoenix) un veterano de la segunda guerra mundial, alcohólico y con graves problemas de adaptación social, incapaz a su vez de resistir a sus impulsos. Entre Dodd y Freddie se establece una relación muy intensa.

Lancaster (como ya hemos dicho, personaje inspirado en Ron Hubbard, el líder de la Iglesia de la Cienciología), integra a Freddie en su grupo y le guiará en la búsqueda de una cura. El “maestro” divulga ideas de lo mas variopintas para la sociedad americana de la posguerra. Para él la muerte no significa el fin de todo y las personas pueden viajar a sus vidas pasadas para con ello corregir los errores cometidos que les afecta a su vida actual. Lancaster intentará “corregir” la conducta de Freddie a través de ciertas técnicas que él mismo desarrolló de manera un tanto arbitraria para así demostrar que su método funciona.

the-master-2

No es una película que se trate de la vida de Hubbard, tampoco tiene como objetivo criticar a la Iglesia de la Cienciología (considerada una secta en otros países), ni hablar de su surgimiento y desarrollo. En The master, Anderson toma ideas y elementos de la constelación cienciológica para construir una historia que ahonda en el funcionamiento de la dinámica de grupos y en aspectos como pueden ser la captación y los mecanismos de dependencia.

A todo esto hay que añadirle la atmósfera excepcional que se respiraba en el Estados Unidos de postguerra. Aquellos soldados que sobrevivieron a la segunda guerra mundial, regresaron con síntomas postraumáticos, o por lo menos con un gran desgarro interior. Muchos de ellos fueron a la búsqueda de algo que diera sentido a sus vidas y también que les hiciera pensar que aquellos compañeros caídos no habían dejado de existir. La muerte no podía significar a sus ojos la pérdida de todo.

En este contexto de desgarro, búsqueda y re-orientación tiene lugar la historia entre Lancaster y Freddy.

Como el mismo Anderson diría durante el pasado festival de Toronto, todos estos elementos le darían una buena oportunidad para contar una historia en la que se mezclaba un gran tremendismo y optimismo después de la experiencia de la guerra: “¿Como te puedes sentir bien por haber sido victorioso sobre algo con tanta muerte alrededor?”, explicaba Thomas Anderson durante la rueda de prensa en el festival de Toronto.

Así vemos lo fascinante del personaje interpretado por Phoenix. A través de él Anderson muestra a un personaje perdido que vagabundea sin ningún tipo de motivación hasta que encuentra a su master. Su personaje está interpretado con enorme intensidad y con una gran presencia física.

La actuación de Philip Seymour Hoffman tampoco se queda atrás y esto quedó patente cuando el jurado de Venecia decidió que ambos se llevaran el premio a la mejor actuación de esa edición.

Escribe Laura Bondía

publicado en encadenados, la revista de cine

the-master-3

Anuncios

~ por elmiradornews en 20 enero, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: