69 Biennale de Venecia (7): Kim Ki-Duk y Orson Welles

Sobre una Mater Dolorosa perversa y las versiones de Campanadas a medianoche

La jornada del 3 de septiembre se abrió con la película de competición Après Mai del realizador Olivier Assayas, un film que gustó mucho a la crítica y que tiene lugar en el París de los comienzos de los años setenta.

Gilles, un joven estudiante, se sumerge en los tiempos de revuelta e implicación política y tendrá que tomar decisiones para encontrar su lugar en el mundo. Assayas tiene un concepto del cine de tipo experimental y de medio artístico con el que se busca algo determinado.

El propio Assayas comentó durante el festival que esta película es en cierta manera un homenaje al espíritu de búsqueda que proviene de su juventud. “En esos años se tenía el sentimiento de que todo era posible. Es la historia de mi generación que descubre el mundo después de la revolución del 68, en el sentido de que esta generación descubre un mundo en continuo cambio en donde todo se pone en cuestión”.

La segunda película en competición que pudimos ver fue Pieta del peculiar realizador coreano Kim Ki-Duk.

Pieta nos muestra la profunda relación que se establece entre Kang-do (Loan Shark), un hombre del todo insensible y duro que se gana la vida de la forma más cruel que pueda existir: castigando y maltratando brutalmente a aquellos que no pueden devolver el dinero prestado y Mi-sun (Cho Min-soo), una mujer que afirma ser su madre y que después de abandonar a Kang-do durante prácticamente toda su vida, decide volver. La relación que se establece entre ellos pasará por todos los estadios: indiferencia, aborrecimiento, crueldad, odio, ternura y amor, entre otros.

Realmente a pesar de lo cruel o perverso de algunas de las escenas, la película engancha desde su primera imagen. Kim Ki-Duk construye a sus personajes tan detallada y visualmente que a pesar de lo inverosímil que éstos nos podrían parecer en la vida real, se nos hacen del todo creíbles a lo largo de sus conflictos.

El motivo cristiano de la Pieta y su representación pictórica se traslada valiente y también cruelmente a la pantalla en una situación del todo extrema: uUna madre que en verdad nunca lo fue y un hombre que se dedica profesionalmente a infundir sufrimiento y dolor. La relación entre las falsas promesas, la violencia más cruel, la traición y el camino hacia el perdón que realizan los personajes se vuelve fascinante.

El motivo de la muerte se trata también de manera muy sugestiva en este film y en referencias que mezclan elementos de la Corea más tradicional con elementos del desarrollo industrial más gris y brutal. En el pensamiento tradicional coreano la muerte venia representada por el camino del regreso, del retorno al origen y al hogar. Kim Ki-Duk construye visualmente y de manera formidable este retorno a través del personaje de la madre.

Cuando Ki-Duk llegaba a la rueda de prensa se le recibió con una ovación intensa. Estos aplausos iban dirigidos tanto para él como para los dos actores protagonistas. Me llamó la atención, al igual que sucediera con Kitano, la cantidad de fans que este realizador tiene y la seducción que este establece con las cámaras de los compañeros periodistas. Nada que ver con las actitudes huidizas y esquivas que otros artistas mantienen con los fotógrafos.

En este film yo quería hablar sobre todo del capitalismo extremo y de las consecuencias de éste también en las dinámicas interpersonales y cómo estas relaciones humanas se transforman y modifican”, explicó el realizador durante la rueda de prensa.

Ki-Duk con sus protagonistas

 

La jornada del lunes fue importante para la representación española en la Biennale. Luciano Berriatúa,realizador y restaurador, presentaba la versión restaurada de Campanadas a medianoche de Orson Wellesjunto al documental Las versiones de Campanadas a medianoche.

Berriatúa explicó que desde su punto de vista el proceso de restauración consiste en “poder presentar la película como se vio y como era en su día y no mejorarla ni cambiarla”. Esto que puede parecer obvio, no lo es en realidad, pues ligada a esta idea Luciano señalaba tajantemente: “Creo que estas modificaciones son falsificaciones y operaciones comerciales.” Con estas afirmaciones Luciano ponía el dedo en la llaga dentro de la problemática que se está dando en los archivos fílmicos y a las decisiones que se toman al restaurar y comercializar un film.

Berriatúa explicó también las dificultades que tuvo Welles por acabar el rodaje de Campanadas. Welles nunca realizó superproducciones y la falta de dinero se deja notar en su película. Aún así éste intentó minimizar al máximo los defectos de la imagen y el sonido en la postproducción.

Sin duda, sucede algo especial cuando en medio de un festival tan internacional, con tanta oferta de películas en competición y en secciones paralelas, los periodistas y público se toman el tiempo para ver versiones restauradas. Reconozco que yo misma tenía la idea de permanecer sólo a la presentación de Berriatúa y al documental, por tener poco tiempo y muchas películas por ver.

Sin embargo, de alguna manera, ese barrigudo de Falstaff me cautivó sin importarme para nada los posibles defectos de plano, ni de sonido que Welles no pudo eliminar del todo por falta de dinero y tiempo. Tuvimos el privilegio de ver la película de Welles tal y como se vio en 1965 o por lo menos un acercamiento de cómo se pudo haber visto, pues como el propio Berriatúa ha explicado alguna vez, la restauración no es un proceso cerrado, ni tampoco finalizado.

Escribe Laura Bondía

Welles en Campanadas a medianoche

Anuncios

~ por elmiradornews en 18 noviembre, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: