Alps

Cuando el final se acerca, Alps está a tú lado

alps-1Alps es una extraña organización que mantiene, a pesar de sus inusuales actividades, unas reglas básicas inquebrantables (1) que aportan cierta tranquilidad normativa al líder del grupo y a los miembros que la forman. A lo largo de la película esas reglas se irán resquebrajando poco a poco, mostrando a qué extremos puede llegar una sociedad rota ya en sus fundamentos y en sus relaciones humanas.

El miembro de Alps “nunca debe involucrarse emocionalmente con los clientes” dice un aspecto de la regla once. Un enunciado que delata una relación comercial entre las personas a las que se presta un servicio y aquellas que lo realizan.

Sin embargo, es algo un tanto absurdo si se piensa: primero, que esta organización o compañía tiende a actuar ocultamente y a apodar a sus miembros con los nombres de las diferentes montañas que forman la cordillera alpina; y segundo, porque las actividades de esta organización son precisamente involucrarse de forma tan intensa, que llega a ser realmente insoportable, pues Alps presta un servicio imposible: llenar el vacío que las personas dejan al fallecer, suplantándolas y sustituyéndolas en todas sus facetas, también en su entorno más íntimo y familiar.

Una enfermera, un auxiliar paramédico, una gimnasta y su entrenador son los miembros de esta retorcida organización. Su jefe, el auxiliar paramédico apodado Mont Blanc, no admite fallos ni errores entre sus miembros y establece un ambiente de férrea disciplina y eficacia que recuerda por menos a las organizaciones criminales. Ellos alquilan personalidades y fingen ser alguien que no son, estudiando su “papel” y perfeccionándolo en todo momento. Sus “clientes”, los familiares o amantes afectados por la ausencia de sus personas queridas, se introducen y aceptan ese juego buscando alivio a su dolor.

No obstante este “apaño” afectivo no funcionará.

alps-6

Yorgos Lanthimos muestra muy hábilmente —y muy en la línea que ya tratara en su película anterior Canino—, que esa herida que se intenta tapar se hace más presente y desgarradora, mostrando una sociedad a-social, fría y no preparada para ningún tipo de pérdida o de crisis.

En realidad, Yorgos Lanthimos acabará mostrando algo más terrible que eso: ¿A qué puede recordar si no esa extrema necesidad de los miembros de realizar “bien” su trabajo, de no involucrarse y, en definitiva, de realizar actos que son resultado del cumplimiento de las órdenes de su superior, es decir legitimados por ordenanzas irreflexivas?

Eichmann también aseguró en su juicio en Jerusalén haber hecho “sólo su trabajo”, cumpliendo en todo momento las órdenes y el reglamento. Perdónenme la comparación, pues Alps no tiene nada que ver narrativamente con esta parte tan oscura de la historia, pero Lanthimos reflexiona a través del microuniverso de Alps sobre lo que puede devenir cuando fallan la reflexión, las relaciones humanas y la mirada hacia el futuro sobre los actos que se realizan. Resumiendo, lo que puede llegar a ocurrir cuando en momentos de crisis nos falla el más común de los sentidos.

Hanna Arendt fue la primera en señalar esa “banalidad del mal”, surgida precisamente de la falta del pensamiento y de reflexión. La extrema efectividad que Adolf Eichmann ejercitó en su trabajo costó la vida y el sufrimiento de millones de personas. Sin embargo, Eichmann no representaba para nada el mal en sus profundidades más monstruosas o demoníacas, sino más bien en su pura y más irreflexiva banalidad.

alps-3

Precisamente, esa parte de banalidad y absurdo es lo que desarrolla y plantea Lanthimos en su film, aunque en un contexto muy diferente al referido por Arendt, y lo hará de manera que desconcierte y tome por sorpresa al espectador.

A medida que se va desarrollando la acción se descubre poco a poco la motivación de los personajes y el tipo de organización a la que pertenecen. También poco a poco, algunos de sus miembros romperán las reglas de la organización. La enfermera se perderá por completo en uno de sus papeles haciendo todo lo posible por perfeccionar su rol de hija adolescente buscando ciegamente el cariño y el calor de unos padres que ya no quieren continuar con el desgarro emocional que les va causando la organización.

Alps no es fácil, aunque necesaria de ver: las escenas largas, frías y distantes acentúan aún más la incomodidad de estar contemplando a personajes desvalidos, de ver de cerca su desesperación y la herida abierta que arrastran consigo y que originan a los demás.

Yorgos Lanthimos ganó el premio al mejor guión en el festival de Venecia. Pudimos hablar con él sobre su película y la difícil situación que atraviesan en la actualidad los autores y creadores griegos.

Escribe: Laura Bondía

publicado en http://www.encadenados.org

alps-2

NOTA:

(1) Las quince reglas de los miembros de Alps:

  1. Deben declarar de antemano las cosas que no están dispuestos a hacer rellenando el Formulario 1 (por ejemplo: besar, levantar pesas, viajar…).
  2. Deben declarar de antemano las cosas que son buenas rellenando el Formulario 2 (por ejemplo: bailar, el esquí acuático, discutir…).
  3. Deben tener algunos conocimientos básicos de psicología y sociología
  4. Están obligados a apoyar, bajo toda circunstancia, los intereses del grupo de los Alpes.
  5. Deben respetarse entre sí.
  6. Tienen derecho a cambiar su apodo sólo dos veces. No pueden elegir un alias que pertenezca a otro miembro de Alpes. El apodo debe ser estrictamente el nombre de una montaña en los Alpes y no algo general o irrelevante (por ejemplo: Rubia, Master, Dragon, etc.)
  7. No se puede hablar de las actividades de Alpes con personas que no sean miembros de Alpes.
  8. Están obligados a realizar la prueba del Club de Gimnasia, si es necesario.
  9. Deben ser mayores de 14 años de edad.
  10. Deberían ser siempre listos, limpios, puntuales y en completo control de sus acciones.
  11. Nunca deben involucrarse emocionalmente con los clientes, o tener relaciones íntimas con ellos.
  12. No pueden cambiar su apariencia física sin el permiso del líder (por ejemplo, teñirse el pelo, perder o ganar peso, usar lentes de contacto de color…).
  13. Deben de ser capaces de ejercitar expresiones faciales convincentes (tristeza, alegría, desesperación).
  14. Deben cumplir con el título de sus miembros, y estar dispuestos a matar o morir por ello.
  15. Nunca deben atacarse unos a otros y tienen que creer en el trabajo en equipo.

alps-4

Anuncios

~ por elmiradornews en 1 mayo, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: