Stereo (Stereo, 1969). La socio-química de lo erótico

Stereo es el primer trabajo que Cronenberg rueda en 35 milímetros. Sus dos cortos anteriores, Transfer y From the drain, se rodaron en el formato amateur de 16 milímetros. Stereo es a mi ver su obra más puramente cronenbergiana, no porque en las demás no afloren las temáticas que le obsesionen durante el resto de su carrera, sino por el hecho de que en Stereo saldrá a relucir el Cronenbeg más vanguardista, preciosista y purista, sobre todo en relación a su planificación estética, espacial, narrativa e intencional.

Stereo es una pieza de vanguardia muy poco conocida y valorada. De hecho podemos encontrar en ella aspectos que no tienen nada que envidiar a los “productos” de la factoría de Warhol: el cuestionamiento de los valores en los que se basa la sociedad tradicional, los elementos arquitectónicos cuidadosamente elegidos, los movimientos de cámara, la distancia, el uso de planos detalladamente encuadrados y nivelados, y aun así rodados de tal manera que dejan lugar al extrañamiento.

En realidad, el resumen de argumental de Stereo no desvela ni un ápice del contenido visual-sensorial, pues su visualidad va por otro camino que el que sigue el argumento: nos encontramos en el futuro, sin saber exactamente en qué año, y en la Academia Canadiense de Investigación Erótica. Allí tiene lugar una serie de experimentos dirigidos por el parapsicólogo Luther Stringfellow con un grupo de personas que voluntariamente se ofrecen para probar en sí mismos una nueva forma de cirugía cerebral que anulará su capacidad de habla, sustituyéndola por una nueva capacidad de comunicación telepática. Estas nuevas facultades las utilizará el doctor Stringfellow para observar, analizar y explorar el funcionamiento de las relaciones sexuales.

Los individuos limitados en su función comunicativa del habla desarrollarán otra manera de comunicarse y establecer vínculos que reemplacen a “la obsoleta unidad familiar”. A medida que el experimento avanza, las teorías de Stringfellow parecen confirmarse. Con ayuda de fármacos afrodisíacos, Stringfellow estimulará la manifestación de una perversidad polimorfa inherente en cada sujeto.

Sin embargo sus “sujetos de estudio” desarrollarán comportamientos agresivos, esquizoides y hasta suicidas. El doctor Stringfellow no se dejará ver en toda la película pero su personaje es el que posibilita todo el escenario y universo de la investigación.

Sobre el claro paralelismo que se establece entre el misterioso doctor Stringfellow y Cronenberg, comentaba el propio realizador: “Mi papel en Stereo fue como el del dr. Luther Stringfellow, el científico ausente que crea y organiza el experimento, porque de alguna manera yo también había organizado otro experimento”.

stereo-102

Stereo nos da a conocer a un Cronenberg de 22 años en su estado más purista, precisamente porque con esta película y también con la siguiente, Crimes of the future, intentará explorar los fundamentos del Cine.

En la rueda de prensa de la premiere mundial de Un método peligroso en la pasada Biennale de Venecia pudimos preguntarle precisamente sobre este cambio en su manera de hacer cine. Cronenberg admitió que en sus primeras películas rodaba y planificaba mucho más que como lo hace en la actualidad. En sus inicios siempre “tanteaba y exploraba lo que era el cine en sí”.

Los primeros trabajos de Cronenberg son muy atractivos para cualquier amante del cine, pues suponen una fuente interesantísima de estudio de su manera de entender el cine y el mundo. Es como si a lo largo de los 65 minutos que dura Stereo Cronenberg explorase tan detalladamente los elementos fílmicos, como el mismo doctor Stringfellow se esfuerza en explorar la “morfología erótica” de sus sujetos de estudio. Anatomía y disección de lo fílmico, a la vez que de lo erótico y lo perverso. Todo ello envuelto en una atmósfera de aspecto tan estéril, como frío, y tan pseudo cientificista, como la tediosa verborrea que inunda la banda sonora de la película.

Una de las cosas con la que tienes que tratar cuando estás dirigiendo es el espacio” comenta Cronenberg a propósito de Stereo, “cómo mostrar algo, cuándo y cuánto de ese algo vas a mostrar. Esto se traduce técnicamente en el tamaño de lentes que vas a usar, en el tipo de movimientos de cámara que vas a emplear, la distancia a la que vas a estar, y qué tamaño de primer plano usarás. Ya que yo era un realizador de cine muy purista en aquel tiempo, supongo que esta fue una razón por la que estas consideraciones fueran más acusadas y notables en la apariencia de estos filmes. Fue puro cine, una realización de cine en ese sentido: referido al espacio, al tiempo, a las imágenes, al ritmo y cómo ellas narran ciertas formas de sonido y silencios. Algo que temes hacer en películas comerciales. En esas películas jamás emplearías una banda sonora completamente silenciada, pero yo no tenía ningún temor en aquel tiempo”.

stereo-105

Stereo está influenciada por los trabajos vanguardistas de los hermanos Kuchar,  Keneth Anger y Warhol. No debemos olvidar el caldo de cultivo vanguardístico que tenía lugar durante esos años. La película underground Sins of the Fleshapoid (Kuchar, 1965) será una clara influencia para Cronenberg. Casualmente tanto en esta película como en Stereo “falla” el sonido. En el caso de Cronenberg a causa del horroroso ruido que produce la cámara que le prestan para el rodaje. En Sins of the Fleshapoid se resuelve este “fallo” escribiendo los diálogos directamente en el celuloide. Cronenberg, sin embargo se decidirá por doblar la banda de sonido de manera separada y con ayuda de una voz en off extenuante y pseudo cientificista que aporta un efecto satírico del universo de lo académicamente objetivo y de lo científicamente estudiable.

Cronenberg rueda algunas escenas con la técnica ralentizadora del stop motion pues para él era muy importante connotar una visión sumergida de los acontecimientos, como si fuera una mirada situada en un acuario y que tuviera lugar bajo el agua. Precisamente esa sensación de lentitud del acuario es la quiere imprimir en los momentos que utiliza el stop motion: en esos momentos, la voz en off es neutral y el tipo de comentarista se sitúa como si reportara lo que va observando. Son dos cosas que devienen juntas: es como si alguien estuviese observando bajo un microscopio y hubiera disminuido deliberadamente la temperatura de manera que cualquier criatura que estuviera allí tuviera que moverse mas despacio, siendo así más susceptible y accesible para la observación”, comentará Cronenberg.

Un extracto de dicha voz en off nos puede dar una idea de la exageración del uso de una jerga pseudocientífica e ininteligible:

La dependencia telepática es una forma radical de adicción psicológica. Es esencialmente una adicción electroquímica. El dependiente sacrifica la autonomía de su sistema nervioso en favor de un objeto del que depender y altera sus patrones de descarga electroquímica para mimar aquello que sea su objeto. Cuando este objeto que causa su dependencia no está disponible telepáticamente durante largos períodos de tiempo los nuevos patrones nerviosos se ven de repente sin una fuente constante de refuerzo electro-morfológico y una grave desorientación psíquica comienza a manifestarse en el dependiente”.

stereo-106

Los actores que intervienen en la película son amigos de Cronenberg, es decir actores no profesionales. Ron Mlodzik interpreta el papel principal. Cronenberg lo describe como una persona muy influyente para el desarrollo de la película y como “un estudiante gay muy elegante, un intelectual”. De hecho es así como lo plasma Cronenberg desde las primeras escenas de Stereo.

La película comienza con las imágenes de un helicóptero que ya sugiere la idea de distancia e aislamiento del lugar que vemos (en realidad toda la película se rodará en las instalaciones del Scarborough College en la Universidad de Toronto durante los meses de verano). Del helicóptero salta un joven de negro elegantemente ataviado con capa y bastón, en resumidas cuentas, un dandy. La manera en que se mueve y observa todo lo que le rodea tiene algo de ridícula afectación. Más tarde se presentará con ropas medievales. Se trata pues de un joven cuya presencia poco tendría que ver en apariencia con un ambiente neutro y objetivo de investigación. Sin embargo, Cronenberg juega precisamente con esta indivisibilidad entre lo objetivo y subjetivo, entre el observador y lo observado, incluso entre la heterosexualidad y homosexualidad. Así escuchamos a la voz en off decir en diferentes ocasiones:

La naturaleza de la investigación erótica requiere que la relación sexual y emocional del investigador con cada sujeto sea llevada hasta su más lejano extremo” (…)

La distinción entre lo sensorial y lo no sensorial, lo concreto y lo abstracto psíquico  se perderá totalmente” (…)

La investigación académica estableció que ambas: heterosexualidad y homosexualidad son igualmente lo que se denominarían <perversiones relativas al potencial del campo sexual humano>. En ese contexto, la norma sería un tipo de bisexualidad más amplia que podría denominarse <omnisexualidad>”.

Sin embargo, la falta de separación o de distancia entre las posibles categorías no se deja notar visualmente en la película, todo lo contrario. Los elementos visuales y arquitectónicos del New Brutalism que invaden la película acentúan extremadamente la distancia, el orden y el estatismo:

La arquitectura masiva sugiere orden, calma y eternidad, cuando de hecho, a los pobres seres humanos quienes tienen que vivir dentro de esa sociedad se les infligen muchas cosas que no tienen que ver mucho con estos conceptos. Pienso que estaba tratando confluir términos que equilibraran estos dos aspectos”, comentaría Cronenberg sobre el uso de los elementos arquitectónicos en Stereo.

stereo-101

Ron Mlodzik aparece en algunos momentos al comienzo del film a gran distancia en relación a la cámara. Su figura parece tan diminuta entre la masiva arquitectura de las instalaciones de la universidad que parece que se vaya a desvanecer. Otras veces sin embargo, Cronenberg rompe la frialdad de los largos pasillos, de los planos estáticos y bien compuestos, con planos salidos de una concepción más expresionista del mundo. En varias ocasiones Ron Mlodzik se nos muestra como una especie de vampiro que emerge de la oscuridad. De hecho, muchos de los “sujetos” de estudio parecen deambular por las instalaciones como si se encontraran en el interior de un sueño.

En el libro Cronenberg on Cronenberg comentaba el realizador a propósito de sus primeras películas que fueron una oportunidad extraordinaria para liberarse y para encontrar su propia voz, pues como escritor caía frecuentemente bajo la “posesión” de Nabokov y Burroughs, no pudiendo encontrar así su propio camino. Sin embargo cuando Cronenberg escribe para el cine lo hace de manera libre: “No tenía influencias de ningún tipo. No lo quiero decir en una manera arrogante, sino en una manera muy tangible para mí. No sentía la mano de nadie sobre mi hombro como se sentía la de Hitchcock sobre Brian de Palma”.

En el universo cronenbergiano de Stereo la voz de la ciencia que en su origen es la guardiana de lo objetivo y de lo medible, pasa a convertirse precisamente en la causante de la implosión y manifestación de lo oculto y reprimido. El misterioso doctor  Stringfellow se presenta más bien como un “parapsicólogo conductista”, “científico- metafísico” y “experto afrodisiasta” que busca el origen de la “morfología erótica”, es decir, del “estudio de aquellas formas que evocan una respuesta erótica o sexual percibidas o comunicadas de otra forma”.

Esa “otra forma” es precisamente lo que tratará de atrapar y mostrar Cronenberg en Stereo, su ópera prima.

Escribe Laura Bondía

publicado en http://www.encadenados.org

Revista de cine

 

Anuncios

~ por elmiradornews en 2 diciembre, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: